El Pan se Hace con Harina y Agua.

9TzqRL8TE

 

Walt Disney ha hecho mucho daño a la generación que ahora tenemos entre 32 y 45 años, tanto a hombres como a mujeres. ¿Qué fue de los príncipes azules que te salvaban de todos los problemas y que te solucionaban la vida?; los requisitos eran mínimos, ser mona y tener un carácter más o menos permisivo.

Ahora nos encontramos con que somos guapas, dulces, luchadoras, estudiadas, con idiomas, trabajadoras … y estamos solas. La conversación que recurrentemente tengo con mis amigas es que ¿qué quieren los hombres?, pero mi pregunta es la siguiente ¿qué queremos nosotras?, porque a lo mejor lo que esperamos de un hombre no existe.

El otro día hablando con mi madre, le contaba que yo necesito a un hombre que atienda a mis necesidades emocionales: mi madre me miró y dijo “eso no existe, el pan se hace con harina y con agua, y déjate de tonturas”. Frase sabía donde las haya.

¿Tienen nuestras madres razón, el hombre que queremos es un prefabricación de nuestro cerebro, a partir de la observación continua de películas romanticonas?. Posiblemente.

Queremos al macho alfa, capaz de sobrellevar nuestro ritmo de vida, cariñoso, que nos atienda las 24 horas del día y a ser posible huérfano de madre. ¿Qué buscan ellos?, porque si quieren a una mujer que cumpla con esas mismas pretensiones y además que las sostenga en el tiempo lo llevan claro, conmigo por lo menos.

Por otro lado el enamoramiento dura de 8 a 14 meses, y luego llega el cariño. Esto ha sido siempre así y ahora nos frustra, ¿qué ha sido de valores como la lealtad?, por ejemplo.

Creo que hemos perdido la perspectiva de lo que realmente le pedimos a un hombre. Hemos pasado del extremo de aguantar carros y carretas, a mandarlo todo a la mierda al más mínimo indicio de inseguridad que nuestro chico muestre.

A lo mejor estas son reflexiones hechas desde una cierta madurez emocional por mi parte, o desde el cansancio de luchar contra los elementos, o después de haber comprendido que el pan se hace con harina y con agua (y si además le añades sal y levadura, es la leche).

Anuncios

Vales Mucho Bonita

Imagen

Todos tenemos a una muy buena mejor amiga que  te hace partícipe de sus aventuras y desventuras con su ligue de turno (que para eso estamos, lo que pasa es que cuando nos pasa a nosotras no nos damos cuenta) y tras años de observación de la categoría de “hombres ligue” he llegado a la conclusión de que existen diferentes tipos:

– Tipo UNO: !!!Que mono!!!, quiero que me “cuide”, pero me da bastante grima imaginar que me roza siquiera la mano, “a éste no le tocaría ni con un palo”.

– Tipo DOS: Sí, definitivamente me lo follaría, pero no creo que repitiera más de dos veces, no vaya a ser que se encapriche conmigo (o que yo me encapriche con él).

– Tipo TRES: Es un  de cabrón, me putea, pero le aguanto carros y carretas porque es de quien estoy enamorada.

El tercer tipo es el más complicado, porque es donde entran en juego los sentimientos, pero ¿cómo le dices a tu amiga que se olvide de ese tio de una puñetera vez, que cuando un tio quiere hablar contigo te llama, que cuando quiere quedar contigo te llama y que cuando te quiere te llama para decírtelo?.

Esta es la conversación que cada día tengo con Karina, ya sea via telefónica, sms o tomando un café.

En este post me gustaría tratar sobre el tipo número UNO de tío, aquel que nos parece encantador en un primer momento, pero que tras tres días de “cuidados” se convierte en nuestra peor pesadilla. Y es que por muy mono que sea, un tio no deja de ser un tio con cantidades industriales de testosterona; sólo podemos pretender que nos cuide y que nos quiera (sin pretensiones sexuales) nuestro mejor amigo gay. Como nos parece encantador, pensamos que lo podemos controlar, pero si te metes en la boca del lobo, acepta que te pueda morder.

Esto le pasó a Karina, el chico mono se convirtió en un acosador pellizcador de culo y robabesos, que además se transformó en la madrastra mala de Blancanieves cuando ella no accedió a sus deseos. De todas formas (y esto va dirigido a los chicos); si la mujer en cuestión ha accedido a vuestra invitación (por el motivo que fuere, a veces todos tenemos momentos ONG) es vuestra ocasión para realizar la venta del producto, y vuestro producto es “SER UN CABALLERO”, y la buena venta no se lleva a cabo en tres días.

Mi consejo es el siguiente. Para ellos:

  • Si la chica os interesa déjale su espacio (ya la tienes en tu territorio), que sea ella quien te busque.
  • Muéstrate encantador; un caballero es siempre un caballero aunque te aprieten mucho los pantalones (ya me entendéis).
  • Por último “Con paciencia y con saliva ….”

Mi consejo para ellas:

  • Si realmente buscas cariño y cuidados vete de vacaciones con tus amigas; lo pasarás mejor.
  • No merece la pena arruinarte unas vacaciones aguantando a un pelma que no te atrae.
  • Si un tio no te gusta, no accedas a verte con él y mucho menos irte de vacaciones. En el caso contrario, si tu no atraes a un tio, jamás accedería a pasar tiempo contigo. Evita momentos ONG, ¡!!vales mucho bonita!!.